Necesidad de una Filosofía de la Cultura

Festividades del Xantolo, Tempoal, Veracruz.
Festividades del Xantolo, Tempoal, Veracruz.

Para entender el origen y desarrollo de la Filosofía de la Cultura, se debe analizar el rechazo hacia la inclusión del tema cultural en la Antropología, ya que existen muchos antropólogos, especialmente de la corriente marxista, partidarios de una visión apegada totalmente a la explicación física materialista del Ser Humano.

No sin dificultades, este campo de la investigación filosófica se ha ido consolidando, a la par de una batalla intelectual, una batalla política en torno a la inclusión de esta disciplina en los centros académicos de nuestro país; en algunos planteles de Educación Superior, aún no se integra a ningún plan de estudios, a pesar de la diversidad de las carreras que ofertan.

La Filosofía de la Cultura nos remarca sobre la Humanitas perdida de los latinos, que se transforma en la época moderna en campo exclusivo de la Antropología, la cual explora las diferencias entre pueblos.

Una premisa fundamental de este análisis filosófico, es que la Cultura es el cultivo del espíritu del hombre.

Aquí cabe destacar que se integra mediante una visión donde se destaca la unión de la cultura con la teología en la Edad Media, o bien el nacimiento de la Antropología en el Renacimiento y la Edad Moderna, donde se da un giro hacia la explicación biológica del hombre acompañado de la inclusión de su hacer artístico y técnico. En este viaje histórico, parada obligada es el Idealismo Alemán, particularmente Kant, quien le da un impulso inusitado.

En esta genealogía, por supuesto no hay consenso, pues algunos pensadores, desde una perspectiva de la acción y el comportamiento, denuncian el abuso en el concepto de Cultura y su fetichización; mientras los que se basan en una fenomenología cargada de humanismo, pretenden integrar los distintos aspectos culturales en el desarrollo del individuo; o los que enfatizan el papel de la técnica para la explicación de lo antropológico cultural.

Sin embargo, debemos reconocer que cada visión destaca la pasión por dar a conocer un campo filosófico que se abre paso por los grandes ámbitos disciplinarios reconocidos de la Filosofía, como la Metafísica o la Teoría del Conocimiento o bien la Ética; por ello, las relaciones que pueda tender la Filosofía de la Cultura con las ciencias sociales es fundamental.

El filósofo de la cultura debe tomar las distintas herencias en la Filosofía como en las Ciencias Sociales, sin chauvinismo o exclusiones, pues con un problema tan complejo como el de la Cultura, es necesaria la articulación estas herencias, principalmente desde la Hermenéutica y la Teoría Crítica, de Freud, de Horkheimer, de Haberlas y de Gustavo Bueno.

Precisamente en esta articulación, es donde se destaca la posición de Gustavo Bueno, quien defiende la postura de una Filosofía de la Cultura desde la ciencia del comportamiento y la herencia científica; la cual, dice sin reparos, es necesario meter en la discusión de manera abierta, porque las puras explicaciones filosóficas no bastan ya, en ello nos va un cambio realmente fundamental en la Filosofía de la Cultura.

El debate puesto en marcha nos abre las puertas para una mejor comprensión de la disciplina, tanto como para la metodología con la cual se estudia actualmente, así como para avanzar en una definición de la misma.

¿Qué es la cultura? Es la pregunta fundamental. Por ejemplo, tenemos que Cultura es:

  • El resultado de una praxis histórica, la herencia de una tradición y una situación existencial del sujeto;
  • La creación de sentidos a partir de una base material de expresión;
  • Ritual, comportamientos; o,
  • Una naturaleza técnica que desarrolla las potencialidades humanas.

Estas dispares definiciones, dan cuenta de la riqueza en la reflexión de los autores, así como el origen de los distintos enfrentamientos dialécticos entre ellos.

Quiero destacar la importancia de sostener debates de este tipo acá de este lado del mundo, en América Latina, donde tenemos un debate muy vivo sobre qué es la cultura o bien qué es la filosofía de lo cultural.

Por último, otro de los planteamientos a analizar es si hay o no igualdad entre culturas; o el concebir la cultura como herencia y tradición invaluables, resultado que nos vuelve visible una diferencia que debe ser apreciada sin renunciar por ello a la búsqueda de un entendimiento.

Es pues, este un pequeño esbozo de lo que debe analizarse en un análisis filosófico de la cultura.