Fundamentos del Marxismo

marx

Marx definió al Hombre en relación con su dimensión productiva y económica y encontró en la creación del Estado, la Propiedad Privada y el Capital el origen de toda la alienación humana.

Materialismo Histórico

Sostiene que la Historia es consecuencia del desarrollo dialéctico de la infraestructura económico-social, al grado tal que determina la formación de una superestructura, (Ética, Cultura, Religión y Orden Jurídico).

La Burguesía al apoderarse del poder, desde su condición de propietaria de los medios de producción (infraestructura) crea un sentido de la ética, una cultura y un ordenamiento jurídico (superestructura) que forman una conciencia favorable al sistema.

Se abre entonces una era de Revolución Social, que afecta a la Estructura, de forma que los hombres adquieren conciencia del Conflicto. Para Marx, las relaciones capitalistas de producción serían la última forma antagónica del proceso histórico.

El modo de producción del capitalismo industrial conducirá a la superación de la Propiedad Privada, no sólo por la rebelión de los oprimidos sino por la propia evolución del Capitalismo.

La progresiva acumulación del Capital determinaría la necesidad de nuevas relaciones de producción, basadas en la Propiedad Colectiva de los Medios de Producción.

Superada la Propiedad Privada, el hombre vencería la Alienación Económica. La sociedad sin clases alcanzada mediante la Praxis Revolucionaria, sería la síntesis del proceso histórico.

Propiedad Privada

El Marxismo habla de abolir la propiedad de los medios de producción, ya que está realizada por el Trabajo Social y no puede pertenecer a nadie privadamente. Tal situación configura un poder en manos de un sector que determina la explotación de otro. Alienación Social.

El capital no es una fuerza personal, sino una fuerza social, que se obtiene por medio del trabajo colectivo. Sostiene que la propiedad de los medios de producción debe ser abolida, porque institucionaliza la explotación del hombre por el hombre.

Valor-Trabajo

El valor está determinado por el trabajo que los bienes contienen, y éste se mide por el tiempo necesario para producirlo. Sólo el trabajo es lo que posibilita que un bien tenga valor. Con esto quiere decir que hay bienes con un gran valor y cuya obtención ha costado poco trabajo.

En conclusión a mayor tiempo de trabajo corresponde mayor valor e inversamente a menor tiempo menos valor.

Por eso, una máquina que tiene una gran productividad, proporcionará artículos más baratos, mientras que si el mismo producto es hecho a mano, costará más caro.

Plusvalía

Al alcanzar la producción de mercancías un determinado grado de desarrollo, el dinero se convierte en capital.

La fórmula de la circulación de mercancías era: Mercancía-Dinero–Mercancía, (M-D-M); es decir, la venta de una mercancía para comprar otra.

La fórmula general del Capital es, por el contrario: Dinero-Mercancía-Dinero (D–M-D); es decir, compra para la venta (con ganancia).

El crecimiento del valor primitivo del dinero que se lanza a la circulación es lo que Marx llama Plusvalía. Ese “acrecentamiento” del dinero es lo que convierte el dinero en capital, en una relación social de producción determinada.

La Plusvalía no puede provenir de la circulación de mercancías, ésta sólo conoce el intercambio de equivalentes; tampoco puede provenir de un aumento de los precios, pues las pérdidas y las recíprocas de vendedores y compradores se equilibrarían; se trata de un fenómeno social medio, generalizado, y no de un fenómeno individual.

Para obtener la plusvalía:

“el poseedor de dinero necesita encontrar en el mercado una mercancía cuyo valor de uso posea la singular propiedad de ser fuente de valor. Una mercancía cuyo proceso de consumo sea proceso de creación de valor. Y esta mercancía existe: es la fuerza del trabajo del hombre”, (Marx, El Capital, 1998).

Su uso es el trabajo, y el trabajo crea el valor.

El poseedor de dinero compra la fuerza de trabajo por su valor, como el de cualquier otra mercancía, por el tiempo de trabajo necesario para su producción (es decir, por el costo del mantenimiento del obrero y su familia).

Una vez comprada la fuerza de trabajo, el poseedor de dinero tiene el derecho de consumirla, de obligarla a trabajar durante un día entero, supongamos que durante doce horas. Pero el obrero crea en seis horas (tiempo de trabajo “necesario”) un producto que basta para su mantenimiento, durante las seis horas restante (tiempo de trabajo “suplementario”) engendra un “plus-producto” no retribuido por el capitalista, que es la Plusvalía.

Desde el punto de vista del proceso de producción, en el capital hay que distinguir dos partes: el capital constante, invertido en medios de producción (máquinas, instrumentos de trabajo, materias primas, etc.) y cuyo valor pasa sin cambios (de una vez o en partes) al producto elaborado -, y el capital variable, que es el que se invierte en pagar la fuerza de trabajo.

plusvalia

El valor de este capital no permanece inalterable, sino que aumenta en el proceso del trabajo al crear la Plusvalía.

Para expresar el grado de explotación de la fuerza de trabajo por el capital, tenemos que comparar la plusvalía no con el capital total, sino con el capital variable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s